0

Amigurumis

A estas alturas, muchos sabéis de lo que os voy a hablar. “Amigurumi” es una palabra japonesa que significa “muñeco tejido”.

Son esos muñecos/bichos/monstruitos de ganchillo que podéis encontrar en muchas tiendas, blogs y talleres varios. Desde que se han vuelto a poner de moda el ganchillo y el punto, ha sido un “no parar”.

Estos muñecajos no son difíciles de hacer y las posibilidades son infinitas.

Aquí os dejo los dos últimos que he terminado. Son dos regalos: un conejito para un niño que ya ha nacido, Alex, el hijo de mi amiga Almudena y una osita para la niña de mi amiga Eva que está a punto de nacer.

bbc_image

Los patrones para hacerlos los podéis encontrar en Internet. Estos son más o menos inventados. Después de seis o siete años haciendo muñecajos, ya no me hacen falta demasiadas instrucciones.

Mis hijos han llegado a enseñarme sus dibujos para que les haga amigurumis completamente personalizados. Estas, por ejemplo, son las instrucciones que me dio Sammy y el resultado.

photo

Si queréis saber más sobre cómo hacerlos y dónde están los mejores recursos para encontrar patrones, escribidme a: happy_green_life@yahoo.es

10

Jarabe para la Tos y la Garganta

Ya ha empezado a llover y bajan las temperaturas. Así es el otoño, temporada de hojas caídas, resfriados y mocos.

Os voy a contar cómo elaborar este remedio casero que alivia el dolor de garganta y la tos. Mi madre me daba algo similar cuando era pequeña, pero entonces era solo miel y limón -sin rebajarlo con agua- y, no nos vamos a engañar, sabía a rayos.

picstitch (2)

El limón nos ayuda con su vitamina C. El jengibre y la miel combinados ayudan a aliviar la congestión nasal y las gargantas algo irritadas.

Se puede hacer de antemano y tenerlo guardado en un tarro en el frigorífico o la despensa. Es mucho más eficaz si se toma en cuanto empezamos a sentir ese pequeño cosquilleo en la garganta. Sabéis de lo que hablo, ¿verdad? Ese cosquilleo que dice: “Prepárate, soy un resfriado y estoy a punto de pasar una semana en tu cuerpo a pensión completa y con todos los gastos pagados”.

Algunas personas aseguran que tomando una cucharada de esta mezcla cada día se pueden mantener bien alejados los resfriados. No tengo ninguna base científica para afirmar algo así, pero es tan inocuo que se podría hacer sin problema alguno.

Eso sí, no soy médico ni pretendo sustituir los consejos de un especialista. Si estáis malos malísimos, directos al centro sanitario más cercano, que no tengo tiempo para demandas.

Y ahora, manos a la obra.

Escoge un tarro de cristal de tamaño grande, más o menos de medio litro y que esté limpio.

picstitch

Corta un par de limones en rodajas y mételos en el frasco después de quitarles las pepitas (habrás llenado el tarro hasta la mitad).

Añade jengibre fresco, una pieza de unos dos centímetros rallada. Pon encima más rodajas de limón y vierte lentamente la miel para que cubra todo el limón.

Tapa el tarro y deja reposar durante unas 24 horas antes de empezar a usarlo. Si los productos son de agricultura ecológica, mucho mejor. Yo he utilizado una miel natural de la comarca de Omaña, en León.

Lo último que he hecho ha sido añadir un poco de agua para que se disolviera mejor. Este paso es opcional.

Se puede tomar una cucharada cada tres horas cuando tenemos síntomas o mezclar el jarabe con una taza de agua hirviendo o con una infusión.

Espero que no tengáis que usar este remedio. Pero, si os hace falta, aquí lo tenéis.

Ingredientes:

2-3 limones

1 pieza de jengibre fresco

1/2 a 1 taza de miel

0

Poniendo a prueba mi paciencia (Primera parte)

Secuestrada totalmente por mis adicciones, no me quedó más remedio que comprar este artilugio por internet hace ya nueve días. Voy  contando las horas hasta que esté en mis manos el Cricket Weaving Loom.

111209-Schacht-05-Cricket-15 004

Estoy deseando meterme de lleno en el mundo de los telares y en cuanto llegue prepararé las urdimbres para empezar a tejer. Sí, urdimbres, habéis leído bien. Palabra evocadora de otra época, ¿verdad?

Así se llaman los hilos paralelos que se atan a ambos lados del telar para tensarlos. Sobre esos hilos se va tejiendo la labor. He encontrado algunos tutoriales muy interesantes en la red y estoy deseando empezar a trabajar con este telar.

Pasan los días y sigo esperando.

Qué difícil se hace. Se supone que tiene que viajar de Estados Unidos a España, pero esta mañana me he encontrado con un email del servicio de correo americano (sí, me he suscrito para que me vayan diciendo por dónde va) en el que me informan de que “ya está” en Australia. Se me ha quedado cara de tonta, ¡menudo viaje se está dando el telar! Tengo mucho que preguntarle cuando llegue.

10

Me want cookies!!!

62057-cookie-monster

Llevo años haciendo cookies, las típicas galletas de chocolate americanas (las llamaría “estadounidenses”, Cris, pero quedaría un pelín pedante -sorry-).

Después de fracasos, experimentos y deliciosos aciertos, he encontrado la receta perfecta. En casa nos encantan y son un gran éxito también entre amigos, familia, vecinos y gentes varias que pasan por aquí y allá.

No nos conocemos demasiado, pero creo que puedo compartirla con vosotros.

Ya me lo agradeceréis.

Ingredientes:

* 170 gr. mantequilla ablandada

* 100 gr. azúcar blanco

* 200 gr. azúcar moreno

* 1 huevo entero

* 1 yema

* 1 cucharada sopera de vainilla (extracto líquido de vainilla o sucedáneo)

* 280 gr harina

* ½ cucharadita de bicarbonato

* ½ cucharadita sal

* 360 gr. pepitas de chocolate o tabletas de chocolate en trocitos (yo no pongo tanto chocolate, esto un poco al gusto)

 Instrucciones:

Precalentar el horno a unos 170 grados (esto varía mucho de un aparato a otro, habrá que ir probando).

Añadir los azúcares a la mantequilla. Mezclarlo bien. Después los huevos y la vainilla.

1

 En otro recipiente: harina, sal y bicarbonato (mejor si se tamiza).

Añadir la mezcla seca a la primera. Mezclar, pero tampoco demasiado. Mucho mejor si se tiene un pinche de cocina. El mío ayuda mucho, sobre todo a la hora de catar el producto final.

2

Añadir por último el chocolate (también se pueden hacer con chocolate blanco, avellanas, nueces de Macadamia o normales…).

3

Se hacen bolitas del tamaño de una nuez y se colocan sobre papel de horno en la bandeja. Hay que dejar suficiente espacio entre ellas. Van a expandirse bastante durante la cocción. Yo suelo poner 12-13 en una bandeja de horno normal.

4

Solo tardan unos minutos en hacerse (entre 8 y 10 minutos, depende del horno). Hay que sacarlas cuando cogen un poco de color (dorado, of course!!) y se aplastan. Es normal que estén blandas nada más sacarlas y se partan. Hay que quitarlas de la bandeja del horno con ayuda de una espátula o dos (y con mucho cuidado) y ponerlas a enfriar en una rejilla. Es el truco para que queden blanditas por dentro.

Están buenísimas con un vaso de leche fría.

Enjoy!!

5

0

Otoño encadenado

picstitch

LLevaba bastante tiempo jugando con la idea de hacer un collar tan llamativo como este. Había visto alguno parecido en Pinterest y me decidí a intentarlo con estas lanas que tenía en casa. Me las trajeron las Cármenes de México y tienen unos colores muy vivos, muy mexicanos. No soy fan del rosa, pero estos tonos tan brillantes me encantan. Necesitamos alegría.

Es más sencillo de lo que pensaba en un principio y no resulta complicado hacer cada eslabón dentro del anterior.

photo

Para hacer un eslabón, se hacen treinta cadenetas. Después, se unen para formar un círculo (teniendo cuidado de no retorcer las cadenetas).

Segundo paso: una cadeneta al aire y un punto bajo en cada una de las cadenetas anteriores (total: 30 puntos bajos). Volver a repetir este paso hasta tener 6 vueltas en total.

El siguiente paso consiste en unir la última vuelta con la primera, tal y como podéis ver en la  siguiente foto. ¿Habéis visto que me he pintado las uñas a juego con la lana?

photogdfgdf

Una vez terminado el primer eslabón, cortamos la lana y la escondemos bien dentro de él con la ayuda de una aguja de lana o con el propio ganchillo. Estamos listos para empezar el segundo eslabón.

Hacemos 30 cadenetas e… IMPORTANTE… la unimos para formar un círculo después de hacerla pasar dentro del eslabón anterior. Así:

gdfg

Y seguimos hasta tener el largo que queramos. Mi collar rosa tiene quince eslabones, cinco de cada color. El último eslabón se hace encadenado al último y al primero, of course.

Se me ocurre que se pueden hacer eslabones más pequeños y con lana más fina (incluso con perlé si tenéis paciencia y buena vista) y usar la cadena para sujetar el chupete de un bebé. Sería un regalo muy original.

Si os gusta la idea y tenéis tiempo, se pueden seguir uniendo eslabones hasta la eternidad, suficientes para usar la cadena a modo de guirnalda de cumpleaños o para decorar el árbol de Navidad.

Buscando en Internet, me he encontrado una idea similar. Esta cadena está a la venta en ETSY.

hghf

Pero creo que con nuestras cadenas resultaría más divertido. El bebé las puede sujetar con facilidad e incluso jugar con ellas, sobre todo si tiene colores vivos. Para cualquier proyecto que hagamos para niños pequeños, os recomiendo usar fibras naturales. Mejor aún si es algodón orgánico y no han usado tintes tóxicos.

Son muchas las posibilidades. Espero que probéis este proyecto y me contéis qué os ha parecido.

Lo importante es divertirse y experimentar.