Una ardilla en mi ventana

Buenos días, feliz viernes.

Me encantan estos días fríos, pero soleados de otoño. Al menos donde vivo, en la sierra oeste de Madrid.

Hace tan buen día que las criaturillas campestres también han salido de sus casas y escondites. Como esta graciosa ardilla que me contempla desde la ventana mientras escribo esta entrada:

image

¡Que no! ¡Que es broma! (o “groma”, como decía mi hijo Sammy cuando era pequeño). ¡No es una ardilla de verdad!

Esta era antes un guante, en su vida anterior, pero se ha visto reencarnada por obra y gracia de una servidora. El tutorial para hacerlo lo encontré en Internet, ese lugar maravilloso de donde procede toda nuestra sabiduría.

Aunque llegan a nuestras vidas como la Guardia Civil, en parejas, a los guantes les pasa como a los calcetines, que a menudo terminan sus días en soledad, separados de sus compañeros por las fuerzas del universo que conspiran contra ellos.

Gracias a la imaginación de Miyako Kanamori y su libro “Happy Gloves: Charming Softy Friends Made from Colourful Gloves” (pulsa el título para encontrar la página de Amazon donde podéis comprarlo), podemos darles una nueva oportunidad en la vida.

Las siguientes imágenes, que no son mías, están en inglés, pero se pueden entender perfectamente viendo las fotos. Espero que os guste. Es fácil, ¡animaos!

image(1)

image(2)

El resultado final:

photo(1)

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s