De tapones a monstruos

image[9]

Hay pocas cosas más divertidas que unos monstruos como estos. A los niños les encantan y pueden hacerlos ellos mismos con algo de ayuda y supervisión, depende de su edad.

Además, es una buena manera de reciclar.

image[8]

Desde hace algún tiempo, unos dos años, guardamos los tapones de botellas y cartones de leche para llevarlos a centros donde los recogen y reciclan.

Seguro que ya sabéis que todo empezó como una manera de recaudar fondos para un niño con una de las llamadas enfermedades “raras”, por lo poco comunes que son y, en consecuencia, con pocos recursos dirigidos al tratamiento de estos pacientes.

Pero vayamos al grano que me voy por las ramas…

Para hacer esta manualidad, recoge tapones durante algún tiempo. Lo más cómodo es tener una caja o tarro en la cocina para ir recogiéndolos. Yo los voy metiendo en una bolsa de tela que tengo detrás de la puerta de la cocina.

Cuando hayáis reunido unos cuantos, estáis listos para empezar.

Esto es lo que vais a necesitar:

image

  • Los TAPONES de plástico, of course!
  • Ojos saltones para pegar a las criaturillas
  • Goma EVA o cartulina
  • Limpiapipas o alambres forrados de chenilla
  • Pegamento o cola blanca
  • Rotulador negro
  • Tijeras
  • Corchos e imanes (solo si quieres transformarlos en imanes para la nevera)

Empecé dibujando algunas caras en un cuaderno. Esta parte es divertida, no os la saltéis. O, si os atrevéis, decidid sobre la marcha. ¡Viva la espontaneidad! Si los niños son mayores, puedes ofrecerles todo el material para que lo tengan frente a ellos y dejar que creen sus propias caras.

image[1]
Lo primero que hicimos con los tapones fue pegar los ojos con un poco de cola blanca. En las tiendas de manualidades y en las papelerías podéis encontrar varios tipos de ojos saltones. Los hay con pestañas, con fondos de color o con pupilas también de distintos colores.

image[2]
Las bocas se pueden dibujar sobre la goma EVA o la cartulina blanca. Dibuja los dientes y el resto en negro, añade si quieres una lengua, etc. Se recortan y se pegan también.

image[3]

Los limpiapipas o alambres con chenilla se pueden cortar en trocitos pequeños para hacer cejas o pelo y pegarlas también con cola.

image[4]
Si los niños son más pequeños, ayúdales a pegar los ojos y deja que dibujen ellos mismo las bocas con un rotulador.

Pueden usar estos tapones para jugar o podéis convertirlos en unos imanes de lo más cuco.

Pega un trozo de corcho al interior del tapón con pegamento de contacto y un imán al corcho. Esta parte es mejor que la hagáis los adultos.

image[5]image[6]

Quedan genial en la nevera para colgar las obras de los artistas que tengáis en casa.

image[7]

Espero que os haya gustado esta idea, ya me contaréis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s