0

Arena mágica o “Kinetic Sand” en casa

Os cuento cómo hacer vosotros mismos este tipo de arena moldeable tan divertida para todos, no solo para los niños. Se trata de una arena que se pega a sí misma, pero no a las manos. Y, cuando jugamos con ella moldeándola, da la impresión de tener vida propia.

Materiales necesarios:

Arena fina (en las tiendas de mascotas, por ejemplo, tienen arena fina para acuarios)


Harina fina de maíz


Colorante líquido (opcional)


Detergente lavavajillas (a mano)

Instrucciones:

Mezcla en un bol 1 taza de arena con 1 cucharadita y media de harina de maíz.

Añade 1 cucharadita de lavavajillas y media taza de agua (se puede añadir más si es necesario).

Si vas a usar el colorante, es el momento de hacerlo, y basta con unas gotitas. Mezcla hasta obtener una masa homogénea y deja que se seque durante un par de horas.

¡¡Ya está!!

El proceso, en este vídeo protagonizado por mi hijo Pablo (12 años), quien me inspiró para escribir esta entrada del blog.

0

Para picotear esta noche de Halloween

image[3]

Porque no solo de dulces vive el hombre, os sugiero 4 recetas terroríficas para que hagáis en casa con los niños la noche de Halloween.

Huevos que parecen ojos

image[5]

Ingredientes:

Huevos cocidos

Mostaza, mahonesa y sal para aderezar

Colorante verde

Aceitunas negras en rodajas

Salsa de tomate en un dosificador para salsas

Vaciar las yemas de los huevos en un cuenco y desmenuzarlas con ayuda de un tenedor. Añadir un par de cucharadas de mahonesa, un poco de mostaza y sal (esto es al gusto).

Añadir un par de gotitas de colorante verde y seguir mezclando.

Rellenar los huevos con esta pasta y decorar con una rodajita de aceituna negra, como si fuera el iris del ojo.

Se pueden añadir además una rayitas o “venas” de tomate en la clara para que sean unos ojos mucho más terroríficos.

 

Salchichas-Momias

image[4]

Ingredientes

Salchichas medianas

1 rollo de masa de hojaldre congelada o refrigerada

1 huevo batido

Un poco de salsa de tomate con una gota de colorante verde o azul

 

Poner a calentar el horno a 180 grados. Cortar tiras estrechas de masa y rodear con ellas cada salchicha como si fueran las vendas de nuestras momias. Barnizar con huevo batido y colocarlas en una bandeja de horno forrada con papel vegetal.

Meter en el horno a una temperatura de unos 180 grados (10-15 minutos o hasta que se dore la masa).

Pintar los ojos de las momias con la salsa de tomate oscurecida y un palillo.

 

Murciélagos de queso

image

Un par de tarrinas de crema de queso (si es solo para adultos, se puede añadir a la crema de queso un poco de queso de cabra para darle más sabor)

Trocitos de almendra tostada o crocanti (si es solo para adultos, se pueden rebozar en semillas de lino o de amapola –que además son negras-)

Rodajas de aceitunas negras

Nachos o chips de tortilla triangulares

Formar bolitas de queso con ayuda de dos cucharas o directamente con las manos. Rebozar cada una en un platito donde habremos puesto previamente las almendras picadas. El toque final: Pinchar dos triángulos en cada bolita y añadir trocitos de aceitunas negras para hacer los ojos.

 

Plátanos fantasmas

image[1]

Plátanos

Gotas de chocolate (las venden en la sección de postres de los supermercados para hacer galletas de chocolate o “cookies”, por ejemplo)

Palillos largos

Se cortan las puntas de los plátanos, unos cinco o seis centímetros, y se clavan tres gotas de chocolate en cada uno, a modo de ojos y boca (aprovechar para pincha el “piquito” de cada gota, dejando que se vea solo la parte plana).

Clavar cada fantasma en su palillo para que los niños lo puedan coger mejor.

 

Espero que os hayan gustado estas ideas. Happy Halloween!!

image[2]

2

¡Estos monstruos son un rollo! (de papel)

AdobePhotoshopExpress_2014_10_11_085127Como ya se acerca Halloween, os traigo una idea para decorar vuestras casas de la manera más terrorífica posible. Son muy fáciles de hacer, se trata de una actividad para hacer con los niños y además nos ayudan a reciclar.

Estos son los materiales necesarios:

-Rollos de papel higiénico o de papel de cocina (cortado en dos o tres trozos)

-Tempera o pintura acrílica de varios colores y pinceles

-Ojos de plástico (si no los tienes a mano, los podemos pintar como he hecho yo)

-Cartulina de varios colores (blanca, negra, morada, amarilla y naranja)

-Pegamento o cola blanca

-Rotuladores

-Tijeras
Sigue leyendo

0

Nueva York y los Cupcakes de Chocolate

Ayer mismo nos despedimos del verano, uno que en mi familia será recordado siempre como el verano en el que dimos la vuelta al mundo y comprobamos que, en efecto, es redondo.

Fueron ocho semanas maravillosas y muy intensas.

image

Manhattan desde el ferry que nos llevó a la Estatua de la Libertad.

El viaje empezó en Nueva York y lo que más nos gustó de esa ciudad fue la gente, la arquitectura y la comida. Creo que íbamos con la idea preconcebida de que todos los neoyorquinos son algo bordes y están demasiado estresados como para lidiar amablemente con las hordas de turistas que visitan su ciudad cada día. Lo que nos encontramos fue todo lo contrario.
Sigue leyendo

0

Una tarjeta-jarrón para mamá

photo 3

 

Tijeras, cartulinas de colores, pegamento de barra, papel celo, una grapadora y un lapicero es todo lo que necesitas para hacer esta bonita tarjeta.
Recorta dieciséis círculos de distintos colores, cuatro círculos de cada tamaño.
Usa el pegamento de barra para pegar unos encima de otros y hacer así cuatro flores.

photo 1

Corta cuatro rectángulos de cartulina verde (20 x 4 cms., aproximadamente) y dóblalos como en la foto para hacer los tallos de las flores.
Usa celo para pegar cada tallo a una flor. Después, grápalos juntos para hacer un ramo.
Dobla una cartulina en dos para hacer la tarjeta. Utiliza otra cartulina más pequeña y de otro color para hacer el bolsillo-jarrón donde va el ramo de flores.

photo 2
Por último, escribe un mensaje en la tarjeta para que el regalo sea perfecto. ¡Felicidades a todas las mamás!

 

0

Easter Eggs y Torrijas

huevos

¡Feliz Jueves Santo! Espero que estéis disfrutando mucho de estos días de vacaciones y buen tiempo.

Hoy quería contaros cómo teñir unos huevos de Pascua. Esta tradición me viene por parte de marido americano y, como la familia es “fifty-fifty” hispano estadounidense, hay que hacer cabida a todo.

Entre torrija y torrija, hay tiempo para intentar alguna actividad con los niños.

Edad: de 3 años en adelante.
Tiempo requerido: unos 30 minutos (sin incluir el tiempo de secado)

Materiales Necesarios:

Colorante alimentario líquido
Vinagre
Agua

Huevos cocidos (con cáscara, of course) o huevos que hemos vaciado.

¿Cómo vaciar un huevo sin romper (demasiado) la cáscara?

Es fácil y divertido: lava el huevo con agua, busca el vértice superior del huevo y haz una pequeña incisión con una aguja. En el extremo opuesto, un agujero un poco más grande. Es importante romper bien la telilla interior del huevo.

Después, pon el huevo sobre un vaso vacío y sopla con fuerza por el agujero más pequeño.

Tachán tachán….

¡La yema y la clara saldrán por el agujero de abajo como por arte de magia!

Instrucciones:
En un cuenco, mezcla medio vaso de agua a temperatura ambiente, 1 cucharada de vinagre y varias gotas de colorante alimentario. Depende del color e intensidad que quieras, usa más gotas o menos. Recuerda que también se pueden mezclar.

Prepara varios cuencos con colores diferentes.

Coloca con cuidado un huevo en cada taza de colorante. Puedes meter un alambre por los agujeros para no mancharte y controlar más el proceso. Se pueden hacer varios tonos en cada huevo metiéndolos hasta distintas alturas.

Cuando te guste el resultado, déjalos en un soporte para huevos o en una toalla de papel hasta que se seque.

VARIACION “Huevos Batik”

Para imitar esta técnica de teñido de telas en los huevos, deja que los niños dibujen la superficie de los huevos con una cera blanca (o el Plastidecor de toda la vida) antes de teñirlos.

La zona que han pintado no se teñirá, resaltando esos dibujos.

Así son los huevos que he hecho con mis hijos, los de la foto.

Happy Easter!

 

 

1

Un árbol de manos para papá

image[6]
Solo quedan un par de días para el día del padre. Esa es mi excusa, pero lo que os propongo hoy es un regalo perfecto para cualquiera.
Se trata de una manualidad hecha con mucho amor. En esta ocasión, he contado con la ayuda de mi hijo Pablo.
Es una idea muy sencilla y decorativa. La pueden hacer los niños, con más o menos ayuda, según la edad.

“Ingredientes” para esta receta arbolera:
image
– un lienzo, cartón blanco, contrachapado pintado de blanco o superficie similar
– cartulina marrón (color tronco de árbol, vamos)
– un lapicero
– tijeras
– pintura acrílica en varios tonos de verde
– pegamento
– botones de mil colores

¿Cómo se cocina este cuadrito?
1. Dibujad el tronco de un árbol en la cartulina marrón.
image[1]
2. Recortad y pegad al lienzo.
image[2]
3. Mezclad en un plato la pintura verde con unas gotitas de agua para que esté más líquida. No te costará mucho trabajo invitarles a meter las manillas en la pintura para que dejen su impronta sobre el papel. En un santiamén habrán llenado de ramas este árbol tan divertido que se puede convertir además en un recuerdo que los papás guardarán para siempre.
image[3]
4. Aprovechad para merendar algo rico rico mientras se seca la pintura (menos de una hora). Después, pegad botones de colores para el árbol quede aún más alegre.
image[4]

Espero que os haya gustado esta idea.

image[5]
¡Feliz Día del Padre!