3

Alfombra de ganchillo (con trapillo)

Para hacer esta alfombrita necesitarás varios ovillos de trapillo (yo usé cuatro), una aguja de ganchillo de 2 cm de grosor aproximadamente y algunos conocimientos básicos de ganchillo (glosario de términos usados al final del post).

1- Hacemos un círculo como el de la foto (un “anillo mágico”, lo llaman, y este video os puede ayudar a entenderlo mejor):

2- Hacemos tres cadenetas (cuenta como primer punto alto) y otros 10 puntos altos en el anillo, vamos tirando del cabo suelto para cerrar el anillo. Al terminar, unimos con un punto enano al primer punto alto. En total, 11 puntos altos en esta primera vuelta:




3- Hacemos 4 cadenetas (cuenta como primer punto alto más una cadeneta). Después, un punto alto en el siguiente punto alto de la vuelta anterior más una cadeneta y lo repetimos nueve veces más. Al terminar, unimos con un punto enano al primer punto alto. Nos quedarán 11 puntos altos abiertos como en la foto:


4- Hacemos 4 cadenetas (cuenta como primer punto alto más una cadeneta). Después, un punto alto en el primer espacio de la vuelta anterior. Hacemos 1 cadeneta y repetimo en el siguiente espacio de la vuelta anterior (1 punto alto, 1 cadeneta, 1 punto alto en cada espacio) más una cadeneta, Repetimos hasta completar la vuelta. Al terminar, unimos con un punto enano al primer punto alto. Nos quedarán 22 puntos altos abiertos como en la foto:


5- Hacemos 3 puntos altos, 1 cadeneta y otros 3 puntos altos en el primer espacio de la vuelta anterior, dejamos libre el siguiente espacio y volvemos a repetir en el siguiente (3 p. altos, una cadeneta, 3 p. altos). Así hasta terminar la vuelta. Nos quedarán 11 puntas de estrella:



6- En esta vuelta hacemos 1 punto alto, 2 cadenetas y 1 punto alto en el primer punto de la vuelta anterior (el valle entre dos puntas de estrella) dos cadenetas, un punto bajo en la punta de estrella y otras dos cadenetas. Repetimos hasta terminar la vuelta:


7- Hacemos un punto bajo en el primer punto de la vuelta anterior, tejemos 7 cadenetas y hacemos un punto bajo en el espacio de las “V”s de la vuelta anterior. Así hasta terminar la vuelta:


8- Hacemos 10 puntos bajos en cada arco de la vuelta anterior. Así hasta terminar la vuelta:


9- Otra vuelta con “V”s (1 punto alto, 1 cadeneta, 1 punto alto). Empezamos con una “V” en el punto entre los arcos de la vuelta anterior. Añadimos 3 cadenetas y repetimos otra “V” a mitad del arco, otras 3 cadenetas y repetimos hasta terminar la vuelta y ¡la alfombra!:


Es una alfombra fácil y rápida, se termina en un par de horas. Sobre todo si, como yo, cuentas con ayuda 😉


Espero que os haya gustado.

 

TÉRMINOS USADOS (instrucciones aquí):

Cadeneta (chain).

Punto bajo (single crochet).

Punto alto (double crochet).

Punto enano (slip stitch).

0

Como una niña con un par de ovillos nuevos

Buenos y fríos lunes.

Esta entrada la inspira una imagen, la de los fotogénicos ovillos que me compré el otro día en Merino Feroz, una maravillosa tienda de lanas con taberna o al revés, según las querencias de cada uno. Ahí no me meto.

En esta vida, unos acumulan libros, relojes antiguos o remordimientos, a mí me ha dado por la lana. Los que me conocéis, y aun así me queréis, me habéis hecho saber vuestra preocupación, de manera más o menos velada, más o menos directa. No llega a tanto la cosa, no peligra que Diógenes me atrape con su síndrome, pero me voy acercando a ese estado, lo confieso.

La culpa la tienen las lanas, tan bonitas ellas, tan distintas, tan llenas de promesas y proyectos.

Las de la foto, por ejemplo, me resultaron irresistibles. Una peruana y otra alemana. No discrimino por razón de origen o nacionalidad, como hacen otros.

En mis armarios, cajones y altillos seguiré haciendo hueco porque nunca se sabe cuándo necesitaré un ovillo en concreto para un proyecto determinado. Si llega el apocalipsis nuclear, no me pillará sin lanas. Sin comida puede que sí, pero lo primero es lo primero.

0

Knitting time: the Honeycomb Stitch


Things I like to work on.

1. Learning new knitting stitches. The more complicated the better.

This one from the photo is called “Honeycomb” and I got the pattern from here.

I chose a variegated yarn as the main color and a beige yarn as the contrasting one.

So far, I’m just making a big rectangle that might become a stroller blanket or a shrug.

2. Baking. I’m learning how to use my new bread machine and it’s an exciting/frustrating time (50-50).

3. Making lists 😉

 

2

De París a Portland

Tras la locura del viernes 13 en la que nunca debería dejar de ser la Ciudad de la Luz, seguimos con el susto en el cuerpo y la tristeza de vivir aquí cerca, en Europa, lo que desgracidamente ocurre todos los días en otros lugares del mundo menos fotogénicos.

Personalmente, llego a la conclusión de que no hay nada como conocerse una misma para poder sobrevivir estos días con un mínimo de cordura.

Cuando el odio y la intolerancia muestran sus horribles rostros, cuando las cosas se ponen feas y necesito algo que me distraiga de la realidad (siempre con un ojo en los informativos), nada como entretener las manos con algún proyecto creativo y artesanal.

Llevaba algún tiempo sin utilizar mi telar y, en cuanto he podido encontrar un hueco después del trabajo, me he puesto a ello.

He utilizado para la urdimbre de este chal una marvillosa lana Malabrigo (made in Perú) que llevaba tiempo queriendo utilizar: es una mezcla lujosa y suave de seda y alpaca.

La otra lana que he usado la compré este verano pasado en Portland (Oregón) y me ayudará a recordar esa fantástica ciudad cada vez que use el chal/bufanda.

Esta foto refleja muy bien el espíritu de la ciudad.

Lo más laborioso es preparar la urdimbre. Hay que sujetar el telar a una mesa, medir la lana, enhebrar después los cabos… Cuando compré este telar hace un par de años, no tenía ni idea de cómo hacer estas cosas. Afortunadamente, tenemos acceso a todo tipo de vídeos con instrucciones y explicaciones en YouTube y otras plataformas, como Pinterest.

Ya sé que soy un poco friki, pero es que me encantan estas cosas: lanas, texturas, colores…

Una vez preparada la urdimbre, la labor avanza rápido y es muy gratificante ir viendo, pasada tras pasada de la lanzadera, cómo aparece el tejido poco a poco, casi como por arte de magia. Este chal mide unos 35 cm de ancho y 145 cm de largo (sin incluir los flecos) y tardé unas 6-7 horas en terminarlo.

Como os digo siempre, animaos a probarlo. Y después, me lo contáis.

Aprovecho el sol de este noviembre cálido para enseñaros el resultado final.

 

0

Mantas que abrigan por dentro

 Volvemos de vacaciones con el corazón en un puño.

Desgraciadamente, hay realidades que nos tienen que meter por los ojos para que nos las creamos y reaccionemos.

Hemos tenido que ver la foto de Aylan, el niño de la playa turca, el que debería haber estado haciendo castillos en la arena, para despertar por fin.

Ante la tardanza e incompetencia de algunas autoridades europeas, los ciudadanos se han movilizado de muy distintas maneras.

Como ya me conocéis, no os extrañará que aquí me haga eco de una iniciativa dedicada a ayudar a los sirios que tiene que ver con el punto o el ganchillo: el envío de mantas de cualquier tamaño, diseño o colores para dar abrigo a las personas que llevan más de cuatro años sufriendo una guerra civil que ha provocado una gravísima crisis humanitaria. Todos los que disfrutamos haciendo cosas de manera artesanal o tenemos la suerte de recibirlas de otros sabemos que hay mantas que cuestan menos dinero que la lana que usamos, pero no abrigan más. Estas llevan todo nuestro cariño y energía entretejidos en el producto final.

Son mantas que abrigan por fuera, pero sobre todo por dentro. Que la persona que la reciba sepa que hay alguien en otra parte del mundo que piensa en ella y no olvida su sufrimiento.

La Asociación de Apoyo al Pueblo Sirio recibe y organiza las ayudas que se envían a ese país desde España. Se recogerán todas las mantas en su almacén de Madrid hasta el 19 de octubre.

Si necesitáis más información o queréis ver lo que están haciendo otros tejedor@s solidari@s:

Twitter:

#lamantadelavida

#tejemosxsiria

Facebook:

La Manta de la Vida

Dirección de envío de las mantas:

Asociación de Apoyo al Pueblo Sirio

Calle de la Marroquina, 108. Local 3.

28030 Madrid

info@aaps.es

También recogen mantas de otro tipo y latas de comida (estas deben tener una fecha de caducidad mínima de un año desde el día de la donación y es preferible que no contengan carne de cerdo ya que buena parte de la población a la que se dirige es musulmana).

Se necesitan también donaciones económicas para poder pagar el envío de contenedores a Siria.

Cuenta Bancaria:

ES22 2038 1812 4060 00536717 (Bankia) – concepto Ayuda Humanitaria.

Así que, ya sabéis, abrid el armario de las lanas, afilad agujas y ¡a tejer por Siria!

0

Manta de colores y “granny squares”

Terminé hace poco esta alegre manta de colores. Está hecha con algodón así que es perfecta para las noche de verano, no da mucho calor. Os cuento cómo la he hecho por si os animáis. Es fácil, pero bastante laboriosa.

Es el típico proyecto para tener cerca durante algún tiempo e ir trabajando en él poco a poco, haciendo uno o varios cuadritos cuando tengáis tiempo.

Los cuadros que forman la manta son un clásico del ganchillo o crochet. Podéis encontrar muchos tutoriales y diagramas en Internet buscando “granny squares”. Es así como se los conoce en inglés, como los “cuadraditos de la abuela”.

Aquí os dejo un diagrama sencillo que podréis seguir con unas mínimas nociones básicas de ganchillo.

Para esta manta, decidí hacer dos vueltas en un mismo color y una tercera vuelta en gris para todos los cuadritos.

Antes de decidir cuántos cuadritos deberías hacer de cada color, en aconsejable dibujar un diagrama y tener una idea previa de cómo los vais a coser después. Son muchos cuadritos, lo sé. Estos los hice durante la última temporada de “Mad Men”. Ya no puedo ver una serie o película sin aprovechar para hacer algo con las manos, ya sea ganchillo,punto, pintar o cualquier otra cosilla similar.

Es un proyecto fácil de transportar, si os animáis a hacerlo en coche, tren o avión.

Cuando terminé con los cuadros, llegó el momento de coser unas tiras largas que se cosen por último entre sí para formar la manta.

El último paso consiste en hacer un borde. En gris, otro color, varios colores o con flecos. Eso lo elegís vosotros.

0

Fieltrando, que es gerundio

Llevaba algún tiempo pensando qué hacer con esta madeja que compré en Nepal. Es 100% lana, así que la primera tentación, por la que me dejé llevar, fue la de hacer algo con el objetivo inmediato de fieltrarlo.
2015/02/img_7275.jpg

En concreto, una funda para mi última adquisición, un Kindle para leer cómodamente en cualquier parte, sin tener que dejarme los ojos mirando la pantalla del móvil. Me siguen gustando los libros de papel, me niego a elegir en plan ¿a quién quieres más, a mamá o a papá? No, la mía es una relación inclusiva con el libro tradicional y el digital. Mientras pueda leer…

En fin, que me lío.

IMG_7288

Lo primero fue conseguir las medidas del “ebook reader” (preferiría no usar barbarismos, pero es que “lector de libros digitales” me parece tan largo y pedante…) y tejer un rectángulo lo bastante grande como para formar una funda con un par de centímetros de margen en todas las direcciones porque, como ya sabéis, los tejidos encogen al fieltrarlos. Encima de este texto, una foto del antes y después, para que os hagáis una idea del tamaño.

En fin, terminé de tejer la funda, la cosí y la metí en un recipiente con agua caliente. Esto hará que al principio la fibra del tejido se relaje, don’t panic! Es normal. Hay que comenzar a dar vueltas al agua, yo lo hice con una cuchara de madera, y agitar la prenda en ella como si fuera una lavadora manual o algo así. Después de unos minutos, hay que añadir un chorrito de lavavajillas y seguir removiendo. Es un proceso un poco lento, pero tampoco os asustéis. Yo creo que terminé en 30-40 minutos.

IMG_7290

De vez en cuando, sacamos la prenda del agua, la escurrimos y frotamos con fuerza todo el tejido. Poco a poco, veremos que los puntos dejan de ser visibles y se convierte en un tejido sólido, como el fieltro.

Conviene cambiar el agua de vez en cuando, añadir más agua caliente, más jabón, seguir removiendo…

Así hasta que estemos satisfechos con el resultado. Después, se le da la forma que queremos con las manos y se deja secar. Me encanta cómo ha quedado, aunque esté mal que lo diga yo 😉

IMG_7291