0

New York Bagels sin salir de casa

Una recetita para que probéis este fin de semana con tiempo.

Los bagels son unos panecillos con forma de rosca. Al parecer, según el sr. Wikipedia, son de origen polaco y se hicieron muy populares entre la comunidad judía. Para mí, es una de las delicias culinarias que asocio con Nueva York. La última vez que estuvimos allí, mi amiga Doreen nos llevó a Ess-a-Bagel, uno de los mejores sitios para probarlas.


Pero no el mejor, el mejor es tu propia casa. Hace unos meses, decidí intentarlo, al menos una vez, y me di cuenta de que no era tan difícil como pensaba. Ayuda, eso sí, tener una máquina panificadora para evitarte el amasado, pero también los he hecho sin máquina y no lleva mucho tiempo más.

Y, ahora, al grano. Después de probar varias, esta es la receta ganadora.

Ingredientes

Para la masa:

235 ml agua

1 1/2  cucharada (tamaño café) de sal

2  cucharadas (soperas) de azúcar blanco

360 gr harina

2  1/4  cucharada (tamaño café) de levadura seca de panadería (granulada)

Después necesitaremos:

Unos 3 litros de agua

2 cucharadas (soperas) de melaza o azúcar moreno

Para decorar y “personalizar”:

1 clara de huevo batida, semillas varias, queso rallado, cebolla frita…

Elaboración

Si tienes máquina panificadora, añade los 235 ml de agua, la sal, el azúcar blanco, la harina y la levadura a la cubeta. Sigue las instrucciones de tu máquina panificadora para hacer una masa de pan.

Si lo vas a hacer a mano, mezcla todo en un cuenco hasta obtener una masa con la que puedas hacer fácilmente una bola. Después, ponla sobre una superficie enharinada y amásala durante 10-15 minutos, hasta que la masa quede elástica y suave.

Pon de nuevo la masa en un bol (uno untado con aceite), tápalo con plástico de cocina y déjala en reposo durante unos 45 minutos o más (hasta que veas que ha doblado en tamaño).

Corta la masa en 9 trozos y da forma a los bagels. Yo hago una bola con cada una de esas nueve partes y después le hago un agujero en el medio con el pulgar, abriéndolo bastante con las manos para que quede grande y no se cierre el agujero más adelante.

 Tapa los bagels y déjalos reposar durante un par de horas.


Aprovecha para echarte una siesta, dar un paseo o o ver tu serie favorita, te lo has ganado.


Pon a hervir los 3 litros de agua en una olla poco profunda y grande. Añade el azúcar moreno o la melaza y, cuando hierva, coloca los bagels en el agua de uno en uno. Deja que cuezan 3 o 4 minutos y dales la vuelta con la ayuda de una espumadera. Otros 3 o 4 minutos y los sacas directamente a la bandeja, forrada con papel de horno, que vas a meter en el horno (precalentado a 190 grados).


Es el momento de barnizar los bagels con la clara de huevo y un pincel de cocina. Puedes dejarlas así o añadir semillas de amapola, de girasol, de sésamo, queso rallado, trocitos de cebolla frita, etc.

Si las vas a tomar con algo dulce, puedes añadirles trocitos de frutos secos o frutas deshidratadas directamente a la masa (pasas, arándanos secos…).

Al horno durante unos 25 minutos o hasta que se doren. Como este tiempo depende en gran medida de cómo sea tu horno, la primera vez vigílalos un poco para que no se quemen.

Saca los bagels, déjalos en una rejilla para que enfríen y a disfrutar de ellos. Los puedes tomar tal y como salen o meterlos en la tostadora unos minutos. A mí me gustan así, tostados, y con crema de queso y salmón ahumado o jamón cocido, por ejemplo.

Enjoy!

0

Peanut butter cookies

 

Aunque llevo muchos años haciendo galletas, creo que no había probado aún con las de mantequilla de cacahuete. Son un clásico de la repostería estadounidense, pero no me había dado por ahí.

Tengo que reconocer que no soy muy fan de la “peanut butter”, pero a mis chicos les encanta.

Esta tarde vienen los amigos de Pablo y me ha pedido que las haga. A ver qué tal me quedan.

Ingredientes

  • 115 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 125 g de mantequilla de cacahuete cremosa
  • 100 g de azúcar moreno
  • 100 g de azúcar normal
  • Un huevo grande
  • Media cucharadita de extracto de vainilla
  • 185 g de harina
  • Una cucharadita de bicarbonato
  • Un cuarto de cucharadita de sal

Precalienta el horno a 175 °C.

Mezcla la mantequilla normal, la mantequilla de cacahuete y los dos tipos de azúcar en un bol. Se puede hacer a mano o con una batidora amasadora. Añade el huevo y la vainilla y mezcla un poco más.

En otro bol, mezcla los ingredientes secos: la harina, el bicarbonato y la sal. Una vez combinados, añádelos a la primera mezcla. Se trata de que los ingredientes se integren pero sin mezclarlos demasiado.

Con ayuda de una cuchara, ve haciendo bolitas que colocarás en la bandeja del horno.

Pon un poco de azúcar en un platito y, con un tenedor, ve haciendo el dibujo típico de estas galletas, presionando dos veces el tenedor vertical y horizontalmente.

Cada vez que vayas a usar el tenedor, mételo antes en el azúcar para que no se pegue a la masa.

 

 

El último paso: al horno Durante 8 o 10 minutos. Depende del horno así que vigílalas. Deberías sacarlas cuando empiecen a dorarse.

0

Brownies con solo 3 ingredientes

¡Buenos días, gentecilla!
Una receta fácil fácil para endulzaros el día.
La encontré hace poco en Pinterest, ya la he probado un par de veces y a todos nos han encantado estos brownies.

Ingredientes:

Precalienta el horno a 180 grados C.
Mezcla los tres ingredientes en un bol, vierte la mezcla en una bandeja de horno o en papelitos para madalenas.

Hornea durante 10-25 minutos, el tiempo depende del tipo de recipiente. Yo uso una bandeja para brownies ya en porciones de Lekué y me basta con 10 min.Deja que enfríen bien después de sacarlos del horno y disfrútalos con helado de vainilla. ¡Deliciosos!Nota: no he probado a hacerlos con Nocilla u otra marca de crema de cacao, pero supongo que saldrán igual de ricos.

Posted using Tinydesk blog editor

1

Galletas de Jengibre

image(2)

Estas galletas son unas de las favoritas en casa. A mí me saben a Navidades, pero sobre todo a invierno. Así que voy a seguir haciéndolas al menos hasta marzo…

Ingredientes

300 gr. Harina

1 cucharadita Bicarbonato

1 ½ cucharadita Jengibre en polvo

1 ½ cucharadita Allspice (es una mezcla de especias que se usa mucho en los postres   tanto para Navidad como para el Día de Accion de Gracias). Se puede sustituir mezclando a partes iguales: Canela, nuez moscada y clavo.

100 gr mantequilla ablandada

160 gr azúcar moreno

1 huevo

4 cucharadas melaza (jarabe de caña de azúcar)

image(1)

Precalentar el horno a 180 grados.

Tamizar la harina, el bicarbonato y las especias en un cuenco. Añadir la mantequilla y mezclar bien. Añadir el azúcar.

En un cazo, calentar la melaza hasta que se haga más líquida.

Cuando se enfríe, añadir al huevo batido y sumar esta mezcla a la primera.

Amasar sobre una superficie enharinada y extender con la ayuda de un rodillo. Usar un cortapastas para hacer las galletas.

Hornear durante unos 5 minutos si nos gustan blanditas y unos 10 minutos si las preferimos crujientes.

Enjoy!

0

Té solidario – Una buena idea de Teterum

photo

Si os gusta el té y las infusiones tanto como a mí, os va a encantar esta idea.

Unos paquetitos de té de la marca Teterum elaborados con mucho cuidado y por unas manos especiales, las de personas en riesgo de exclusión laboral, ya sea por enfermedad mental o por discapacidad intelectual.

Yo me compré la variedad de Rooibos en Latte y es delicioso (lleva rooibos, té negro, crocante, caramelo, café, cáscara de cacao, merengue, chocolate negro y aroma). Vamos, todo rico rico. Mmmm… Me están entrando ganas de prepararme otro. ¡Ahora vuelvo!

Además, la planta de rooibos contiene un antioxidante único: el aspalathin, que podría desempeñar un papel muy importante en la lucha contra algunas enfermedades. Es bueno además para los trastornos digestivos e intestinales, para fortalecer los dientes y los huesos y para algunos problemas de la piel.

 

Y además, como ya os he dicho, está muy rico.

Los venden en la web de la empresa: té solidario – Teterum. Aunque yo lo encontré en una tienda Natura.

Pocas veces recomiendo una marca, pero me gusta hacerlo cuando creo que merece la pena por calidad y por la iniciativa, en este caso, solidaria.

0

Para picotear esta noche de Halloween

image[3]

Porque no solo de dulces vive el hombre, os sugiero 4 recetas terroríficas para que hagáis en casa con los niños la noche de Halloween.

Huevos que parecen ojos

image[5]

Ingredientes:

Huevos cocidos

Mostaza, mahonesa y sal para aderezar

Colorante verde

Aceitunas negras en rodajas

Salsa de tomate en un dosificador para salsas

Vaciar las yemas de los huevos en un cuenco y desmenuzarlas con ayuda de un tenedor. Añadir un par de cucharadas de mahonesa, un poco de mostaza y sal (esto es al gusto).

Añadir un par de gotitas de colorante verde y seguir mezclando.

Rellenar los huevos con esta pasta y decorar con una rodajita de aceituna negra, como si fuera el iris del ojo.

Se pueden añadir además una rayitas o “venas” de tomate en la clara para que sean unos ojos mucho más terroríficos.

 

Salchichas-Momias

image[4]

Ingredientes

Salchichas medianas

1 rollo de masa de hojaldre congelada o refrigerada

1 huevo batido

Un poco de salsa de tomate con una gota de colorante verde o azul

 

Poner a calentar el horno a 180 grados. Cortar tiras estrechas de masa y rodear con ellas cada salchicha como si fueran las vendas de nuestras momias. Barnizar con huevo batido y colocarlas en una bandeja de horno forrada con papel vegetal.

Meter en el horno a una temperatura de unos 180 grados (10-15 minutos o hasta que se dore la masa).

Pintar los ojos de las momias con la salsa de tomate oscurecida y un palillo.

 

Murciélagos de queso

image

Un par de tarrinas de crema de queso (si es solo para adultos, se puede añadir a la crema de queso un poco de queso de cabra para darle más sabor)

Trocitos de almendra tostada o crocanti (si es solo para adultos, se pueden rebozar en semillas de lino o de amapola –que además son negras-)

Rodajas de aceitunas negras

Nachos o chips de tortilla triangulares

Formar bolitas de queso con ayuda de dos cucharas o directamente con las manos. Rebozar cada una en un platito donde habremos puesto previamente las almendras picadas. El toque final: Pinchar dos triángulos en cada bolita y añadir trocitos de aceitunas negras para hacer los ojos.

 

Plátanos fantasmas

image[1]

Plátanos

Gotas de chocolate (las venden en la sección de postres de los supermercados para hacer galletas de chocolate o “cookies”, por ejemplo)

Palillos largos

Se cortan las puntas de los plátanos, unos cinco o seis centímetros, y se clavan tres gotas de chocolate en cada uno, a modo de ojos y boca (aprovechar para pincha el “piquito” de cada gota, dejando que se vea solo la parte plana).

Clavar cada fantasma en su palillo para que los niños lo puedan coger mejor.

 

Espero que os hayan gustado estas ideas. Happy Halloween!!

image[2]

0

California y mis “aussie bites”

photo 4

La segunda parada de nuestro viaje fue en California, no podía ser de otro modo. De allí es Mike (también conocido como “dear husband”) y en ese estado vive la que ya es, desde hace muchos años, mi otra familia. Llegamos a San Francisco el 11 de julio y esta vez la estancia fue corta, apenas llegó a una semana, el tiempo justo para ver a nuestros amigos y familiares, darnos una vuelta por la zona de la bahía o Bay Area y comer nuestros platos favoritos, como los burritos mexicanos de La Costena, en Mountain View (los mejores), el dim-sum de los restaurantes de Chinatown en San Francisco o las pequeñas delicias que descubrimos hace años y casi por casualidad.
Sigue leyendo